Este sitio utiliza cookies. [ Acepto ] [ Política de cookies ]
ACTUAL
RICARDO VILLADA
MINISTRO DE GOBIERNO DE SALTA

PUNTO DE VISTA

SOBRE LA REFORMA PARCIAL DE LA CONSTITUCIÓN

SOBRE LA REFORMA PARCIAL DE LA CONSTITUCIÓN

"Yo pregunto a todos esos que dicen que no es el momento: ¿acaso esta no es una forma correcta de cumplir con la palabra y de hacerlo de una manera acorde a la realidad de nuestro tiempo en donde tenemos otras urgencias económicas? Dejen de dar vueltas y de cara a la sociedad digan que no quieren que se limiten las reelecciones", expresa el Ministro Político del Gobierno de Salta, Ricardo Villada.

El tema de la reforma tiene que ver con lo que se busca hacer hace mucho tiempo. Se han expresado casi la totalidad de los sectores políticos, la academia y los diferentes sectores sociales sobre la necesidad de terminar con los mandatos y reelecciones indefinidas, es decir que los cargos en la política tengan una duración y permitan una alternancia.

Esto es el eje sustancial y casi protagónico de la reforma que hemos propuesto y que conlleva el compromiso del Gobernador que hizo durante su campaña. Él recorrió toda la provincia y pudo ver que en muchos pueblos, con intendentes que están hace muchísimos años no se ve realmente una mejora en la calidad de vida de la gente y por eso, entre otras cosas, se han producido tantos cambios respecto a la forma de elegir de los ciudadanos.

Por tal motivo, el Gobernador propuso como uno de sus ejes de campaña, hacer lo que muchos dijeron que iban a hacer y nunca cumplieron. Hemos creído conveniente no hacer una elección adicional por este tema sino que, coincidan con las próximas elecciones de renovación de diputados y senadores que se van a dar el próximo 4 de julio.

Lo que se quiere impedir es la reelección indefinida, por lo tanto creemos que elección y reelección deben ser por un periodo razonable de tiempo y lo hemos planteado en el proyecto que hemos enviado a la Legislatura, abarcando absolutamente a todos: Gobernador, Intendente, Diputados, Senadores y Concejales, porque creemos que esto va a permitir una alternancia y una renovación, lo que considero sustancial.

Me sorprende que haya algunos dirigentes, que en su momento plantearon este tema, y que ahora comiencen a decir que “no es la oportunidad”, cuando en definitiva esto ya se debatió hasta el cansancio y lo único que faltaba era un “hacedor” y como tenemos un Gobernador que realmente hace, simplemente estamos haciendo lo que prometimos.

Otros puntos que entran en la reforma parcial de la Constitución son por ejemplo: ampliar el periodo de sesiones de la Legislatura para que comience a sesionar el 1 de marzo y no el 1 de abril como lo hace ahora. Otro aspecto tiene que ver con los órganos de control, por ejemplo la Auditoria de la Provincia, que se plantea que debería estar en manos de la oposición pero se recurre a ciertos artilugios a los fines de que estén personas que no son de la oposición. Debe quedar en claro la operatividad de la presencia de la oposición en la Auditoria.

Todos estos puntos pertenecen a un núcleo de coincidencia de toda la fuerza política. Apenas asumimos, el Gobernador me pidió que analicemos qué es lo que habían propuesto las diferentes fuerzas políticas a lo largo de 10 años, tiempo en que se viene hablando de la necesidad de la reforma de la Constitución, y en estos puntos coinciden todos.

La reforma debe ser, verdaderamente, un cambio en la política para poder mirar a la gente y decir “hemos cumplido con la palabra”. La gente viene pidiendo limitación en los cargos y hace mucho tiempo que no se cumple con ello.

El Gobernador está dispuesto a cumplir con su palabra y a limitarse él mismo. Nosotros estamos acostumbrados en #Salta a ver reformas para otra cosa.

Las reformas en nuestra provincia comenzaron en el año 86, en nuestra provincia no había periodos de reelección. Ya hemos visto con claridad, en el este periodo contemporáneo, cual es el resultado de las reelecciones. Estas le dan al que ejerce el poder de turno, una ventaja muy grande. En un pueblo, hay muchísima gente de bien que quiere, que aspira, mediante un proceso democrático natural, poder relevar al que está ejerciendo el poder y no lo puede hacer justamente por esa ventaja al momento de competir. Queremos cambiar esa situación.

No queremos hacer otra elección o una cosa rara, simplemente en la próxima elección, los ciudadanos también puedan elegir a los convencionales y cinco días después que se conoce el resultado, los mismos comiencen a trabajar ad honorem. Treinta o Sesenta días después terminan su trabajo y se reformó la Constitución.

Yo pregunto a todos esos que dicen que no es el momento: ¿acaso esta no es una forma correcta de cumplir con la palabra y de hacerlo de una manera acorde a la realidad de nuestro tiempo en donde tenemos otras urgencias económicas? Dejen de dar vueltas y de cara a la sociedad digan que no quieren que se limiten las reelecciones.



MÁS DE ACTUAL